Cascada de San Pedro, el VallecilloTERRIENTE-EL VALLECILLO-TORIL – MASEGOSO -JABALOYAS- VALDECUENCA-SALDÓN-TERRIENTE.

Sigue esta ruta para adentrarte en la zona sur de la Sierra de Albarracín. En ella te espera la preciosa cascada de San Pedro, los Ojos del Cabriel (donde el agua emana del suelo formando los llamados ojos), el monte Jabalón y sus leyendas o los preciosos sabinares de Saldón y Valdecuenca.

Una ruta única, que te mostrará paisajes e historias para soñar.

button icon Descarga el PDF de la ruta

Municipios que vamos a visitar en la ruta del Cabriel y el Javalón

Mapa de la ruta del Cabriel y el pico Javalón

Fotos de la ruta

Descripción de la ruta

Se trata de una ruta larga que tiene su trazado por la zona sur de la Sierra de Albarracín. Si el visitante quiere disfrutarla con tranquilidad y saborear cada uno de sus rincones combinando los desplazamientos con vehículo con paseos a pié, se aconseja realizarla en dos jornadas.

Si la idea es realizar una ruta de paisaje parando en los principales puntos de interés, es posible realizarla en una jornada. Debido a que un tramo de la ruta hay que realizarlo por pista forestal, se aconseja para turismos aprovechar la primavera, verano y primera parte del otoño. Para vehículos de campo todo el año. Este sector está formado por los pueblos con menos población de la comarca. Conserva unos paisajes de enorme interés y con gran cantidad de recursos naturales pero su alejamiento de los principales núcleos de población y principales vías de comunicación hacen que la zona sea a día de hoy la más deprimida socialmente hablando. Esto, que a priori puede ser una desventaja, ya que el visitante tendrá que preparar el itinerario de antemano dada la escasez de servicios, se convierte en uno de sus principales atractivos por el mantenimiento de unos cascos urbanos con arquitectura popular bien conservada y por unos paisajes que se recuperan de la presión antrópica de tiempos pasados. Claro ejemplo son las localidades de Terriente-El Villarejo, Masegoso-Toril, Saldón y Jabaloyas.

En la ruta no se puede perder el callejear por Jabaloyas, posiblemente uno de los pueblos que mantiene el casco urbano más armónico de cuantos hay por la comarca o realizar senderismo por la varias alternativas que parten desde la localidad de El Vallecillo. En cuanto a Paisaje, la Cascada del Molino de San Pedro en El Vallecillo y los Ojos del Cabriel, El Monte Jabalón en Jabaloyas y los extensos Sabinares de Saldón-Valdecuenca sorprenderán al visitante al tratarse de paisajes poco extendidos en todo el ámbito peninsular.

En la localidad de Saldón, pueblo que mantiene una estructura de eras y pajares de arquitectura tradicional bien conservados, se puede ascender al cerro que da cobijo a la localidad, desde dónde se puede apreciar lo que es considerado uno de los sabinares más extensos de Europa y también está la opción de andar los escasos 2 km hasta la Sabina de Peseto, árbol monunental, entre una masa pura de sabinar considerada Lugar de Interés comunitario. A lo largo del itinerario, el visitante comprobará la dureza de los paisajes de climas continentales de media montaña presentes en gran parte de las últimas estribaciones del Sistema Ibérico Turolense en su parte más occidental.

Panorámica de Jabaloyas

Panorámica de Jabaloyas

Senderos, camina para descubrir el entorno de la ruta

Selecciona en el menú de pestañas cada sendero para ver toda la información.

Sendero SL-TE 14

El sendero local SL – TE 14, tiene su inicio en la entrada de la localidad de El Vallecillo, desde donde se dirige a los ojos del Cabriel y al Molino de la Herrería, desde este punto cruzaremos el río Cabriel y subiremos por el Barranco de los Reguerillos, pasando al lado de antiguas Caleras, desde aquí continuaremos hacia la zona del Pozo de Correo y hasta la Pista forestal VF-TE 32 y que une El Vallecillo con Moscardón, continuaremos por la pista forestal en dirección a Moscardón y a la altura del Cortafuegos, que hace de frontera con el termino municipal, descenderemos hasta el camino que nos lleva a la Cueva de la Obriga. Desde la cueva tomaremos el sendero que se adentra por el barranco del Pilancon, pasaremos por el corral del Tío Moreneto , aprisco natural convertido en corral de ganado, continuaremos por el barranco pasando por los estrechos y llegando finalmente otra vez a la pista de que viene de Moscardón, justo en el lugar que se cruza el Río Cabriel conocido como «Las pasarelas de Albarracín», y que habitualmente en este punto se suele secar. Ascenderemos por la pista hasta llegar al sendero de el Calvete, el que tomaremos para llevarnos de nuevo hasta El Vallecillo.

El Sendero tiene una variante, denominada SL- TE 14.1, que acorta considerablemente el recorrido y nos invita a conocer otras zonas de El Vallecillo. Este se toma a la altura del Pozo Correo, en la pista que une El Vallecillo con Moscardón, la cual continuaremos durante unos metros hasta tomar el sendero que nos llevara a la zona del Castillejo, desviándonos del sendero 400 metros llegaremos al mirador del Castillejo, antiguo poblado Celtibero, desde donde disfrutar de una magnifica panorámica de joven Río cabriel. Regresaremos a la senda y esta nos llevara hasta el puente de tablas y la fuentes los Cantarrones, hasta llegar de nuevo a la pista forestal del Vallecillo a Moscardón y volver a enlazar con el SL- TE 14.

Sendero PR-TE 3

El siguiente sendero se divide en dos tramos el primero, más corto, va desde Frías de Albarracín hasta el Nacimiento del Tajo. El segundo, mucho más largo, comienza en la localidad de Bronchales, cruce los pinares de Sierra Alta hasta Noguera; de Noguera llega a Tramacastilla –este tramo atraviesa por el barranco de Las Cuevas, desde Tramacastilla continúa a Calomarde por un espeso pinar. En Calomarde se toma la cuesta de Carrascollano hasta el Molino de Moscardón.

El último tramo pasa cerca del camping de El Algarbe y llega a Terriente, por último, se finaliza en El Masegoso, atravesando varios de los poljes más representativos de la Sierra de Albarracín. Tiene enlace con el G.R.10.1.

Sendero PR-TE 5

Sendero lineal que comienza en Albarracín por el Barranco del Cabrerizo (GR 10). Se abandona el GR 10 y asciende hasta Saldón entre el sabinar. Desde Saldón a Vadecuenca se toma una pista asfaltada. En Valdecuenca se propone pasar el sendero por el Barranco Melero y ascender hasta Jabaloyas, enlazando con el sendero GR 10.1. Una vez en Jabaloyas hay que abandonar de nuevo el GR 10 y prosigue hasta la comarca Comunidad de Teruel, en la localidad de Tormón.

Sendero GR 10.1

Por la zona sur de la Sierra de Albarracín transcurre el sendero líneal variante del GR 10. En este sector hay 3 etapas que comunican Rubiales con Jabaloyas, Jabaloyas con Toril y Toril con El vallecillo.

Etapa 1: Primera y larga etapa senderista de la variante GR 10.1 que se inicia en Rubiales, junto al cementerio, y toma dirección oeste hacia la Balsa Nueva y los corrales de las Covatillas. Enlaza durante algunos metros con la carretera a Tormón, a la altura de la Casa de los Alemanes. En el Collado de las Tabernillas prosigue por la pista forestal a la Masía Ligros, un paisaje de rodeno espectacular. Más adelante, desciende cortando una pista y enlaza con el sendero PR-TE 5 procedente de Valdecuenca. Asciende hasta el Sabinar Llano y Cerro Teruel, desde donde ya se observa la silueta de Jabaloyas.

Etapa 2: El GR 10.1 comienza su etapa hacia Jabaloyas junto a la iglesia, y pasa por la Casa de los Diezmos y la casa de La Sirena para continuar por la calle Trinquete, en dirección al cementerio. Poco a poco va ganando altitud, dejando la localidad a nuestra espalda. El Monte Jabalón, una de las cimas míticas de la comarca Sierra de Albarracín, se eleva a la izquierda sobre el recorrido. Los prados abancalados son habituales en este tramo. Un sendero que asciende hasta un pequeño pinar cruza la pista forestal; más adelante, varios tramos de camino antiguo cortan también el principal. Cuando se inicia al descenso existe una bifurcación al mirador y las trincheras del Pico El Rayo. A escasos metros se toma otro camino forestal entre el pinar, a la derecha, que desciende de forma brusca hasta una campa abierta. El último tramo es cortado por otro sendero y sigue en descenso hasta la localidad de Toril.

  • http://senderosturisticos.turismodearagon.com/ruta/ficha/1967

Etapa 3: Junto a la fuente de Toril, el GR 10.1 hacia El Vallecillo prosigue por la calle principal, que desemboca en la carretera. Se cruza la vía asfaltada y las eras de la localidad, continuando hasta el panel informativo junto al camino, en dirección a unas antenas. Una vez sobre la pequeña loma se puede acceder al mirador del Alto de Masegoso. A continuación, por una trocha pedregosa se desciende hasta Masegoso, donde se enlaza con el sendero PR-TE 2 procedente de Terriente. Para continuar hasta El Vallecillo se toma primero una pista forestal entre corrales dispersos y, más adelante, un sendero que desciende hasta la rambla de El Villarejo. A continuación, por sendero de nueva creación, se alcanzan los «Ojos del Cabriel», una vez que se cruza por una pasarela a escasos metros de la cascada y el molino de la Herrería. Desde los Ojos se toma un sendero en ascenso que cruza la pista principal hasta el mirador acondicionado. Por último, se accede a la localidad de El Vallecillo.

Entorno natural de la ruta

Geomorfología

La totalidad de la ruta discurre por materiales carbonatos en los que el desarrollo de formaciones kársticas es evidente. A excepción de la parte más oriental del itinerario en el que dominan las calizas Jurásicas, las calizas del Cretácico Superior serán las que acaparan el protagonismo en el paisaje. Visitar la Cueva de la Obriga, integrada en una de las rutas senderistas que parten desde El Vallecillo nos ayudará a entender estos fenómenos de disolución. Se trata de una cueva muy extensa, por lo que sólo se aconseja asomarse a la entrada y con linternas. Para adentrase algo más sería necesario contactar con espeleólogos. La ruta que parte desde el Vallecillo hasta los Ojos del Cabriel, y que transcurre paralela al cauce por el GR.10 nos conducirá hasta la Cascada del Molino de la Herrería. Para visitar la Cascada del Molino de San Pedro, la mejor opción es acceder desde la carretera, unos kilómetros antes de llegar a la localidad de El Vallecillo.

Paisaje

Pasado Arroyofrío y la aldea abandonada de El Cañigral, tomaremos la pista forestal que nos conducirá hasta Jabaloyas, cruzando enormes valles cerrados en los que los enormes bosques mixtos sorprenderán al visitante. De camino otro punto de interés es el Monte Jabalón, que hace de frontera entre las calizas jurásicas al norte y la Cretácicas al sur. Desde esta impresionante panorámica se pueden apreciar las principales unidades de paisaje de la Sierra de Albarracín: Cerro San Ginés al norte de la Sierra, Macizo del Tremedal al noroeste, Muelas y Valles occidetales al oeste y Relieves de Rodeno y Alineación Sierra Carbonera y Collado de la Plata Hacia el este.

 

Vegetación

En la primera parte del itinerario, entre Terriente y Toril-Masegoso, las lomas suaves y valles amplios, junto a la elevada altitud (1400-1500 metros), no permite el desarrollo de bosques. La elevada presión ganadera y la utilización de los fondos de valle para campos de cultivo de cereal en régimen de barbecho se traduce en paisajes abiertos en los que la vegetación que domina es el m torral de aliaga, agracejo, tomillos, ajedreas y enebro común, con algún ejemplar disperso de pino albar, sabina rastrera y sabina albar.

Cuando ya descendemos por la carretera desde Masegoso hacia El Vallecilo, la presencia de ejemplares añosos de Pino laricio y Sabina albar custodiando los campos de cultivo y librándose de la motosierra al ser utilizados como “sestero” para los numerosos rebaños que han pastoreado y pastorean por la zona, nos dará una idea de la vegetación que irá tomando protagonismo. Cerca de la localidad de El Vallecillo encontraremos uno de los mejores bosques mixtos de Pino albar y laricio de la Sierra de Albarracín. Si descendemos hacia el cauce del río Cabriel encontraremos un bosque galería bien conservado. La elevada pluviometría en la zona favorece la presencia de numerosas especies de plantas vasculares. La segunda parte del itinerario es muy interesante botánicamente hablando, principalmente en las laderas del monte Jabalón, dónde, integrados en bosques mixtos de Coníferas y Quercíneas, aparecen claros con Acebedas, plantas carnívoras tan interesantes como la Pinguicula y numerosas especies de Orquídeas. La ruta termina entre los excepcionales sabinares mencionados anteriormente.

Flores

Fauna

Ruta ideal para los amantes de la naturaleza y en especial su fauna. A lo largo de todo el recorrido, y debido a la escasa presión humana, exceptuando en las épocas de caza, principalmente la caza mayor, el observador disfrutará de numerosas especies en cualquier época de año. Destaca la presencia de buenas poblaciones de Ciervo, Corzo, Gamo y la reciente expansión de Cabra Montés. Las especies de avifauna mas visibles serán las rapaces: Águila real, Buitre leonado, Busardo ratonero, Cernícalo común, Halcón peregrino, Azor y Gavilán en cualquier época del año; Alimoche, Águila Calzada, Alcotán y Águila culebrera en el periodo estival; Aguilucho cenizo, Milano negro, Abejero europeo, Aguilucho lagunero, Cernícalo primilla, Águila pescadora, Halcón de Eleonora, Buitre negro y Águila imperial en paso o dispersión (las últimas 4 especies con pocas citas pero visibles con algo de suerte para el observador más atento); Esmerejón, Milano real y Aguilucho pálido para el periodo invernal. A esta gran diversidad de rapaces diurnas se le suman las nocturnas: Cárabo, Búho real, Búho chico, Mochuelo y el reconocible canto del Autillo en los primeros días de la primavera.

Pájaro

Aparte de las omnipresentes aves forestales: herrerillos, carboneros, trepadores, agateadores, m tos…, que se podrán observar en cualquier ecosistema con una mínima cobertura vegetal, la zona por la que transcurre el itinerario en una de las mejores a nivel nacional para la observación de Túrdidos invernantes que aprovechan los gálbulos maduros de sabinares (tanto albar, negral como rastrera), enebrales, y frutos de espino albar y endrino, entre Octubre y Febrero. El Zorzal común, Z.alirrojo, Z.charlo, Z.real, Mirlo común y Mirlo Capiblanco, aparecerán a centenares ante nuestros ojos. En las extensas parameras localizadas entres Terriente, Saldón, Toril-Masegoso y Valdecuenca, se da el hábitat ideal para varias especies de reptiles: Lagarto ocelado, Eslizón ibérico, la escasa culebra lisa europea, Víbora hocicuda, entre otras. Ya en ambientes más húmedos, principalmente en el área de El Vallecillo y Jabaloyas, la presencia de cursos fluviales y numerosas fuentes, charcas y abrevaderos conforman un hábitat interesante para la Ranita de San Antonio, Sapo partero, y Sapo de espuelas, en cuanto a los anf bios y Nutria, Trucha, Barbo culirroyo en cursos permanentes. Como en grandes extensiones serranas, la presencia de invertebrados es muy abundante. La zona ha sido bastante estudiada desde hace siglos por la gran diversidad de mariposas, pero no ha ocurrido lo mismo con otras grandes familias como coleópteros, himenópteros, ortópteros, mántidos, neurópteros, heterópteros,… Un mayor interés e inversión desde las instituciones y la sociedad en general por estos pequeños seres vivos pondría en valor un recurso natural todavía por investigar y conocer, que a buen seguro se traduciría en una mayor protección para estos ecosistemas tan interesantes.

La fauna de mariposas y polillas de la comarca de Albarracín es una de las mejor conocidas de Aragón debido al trabajo de investigación que a finales del siglo XIX realizó el sacerdote y naturalista Bernardo Zapater. Junto con el entomólogo alemán M. Korb publicó un extenso catálogo en el que se recogió un listado con los nombres de los lepidópteros que fueron encontrando en sus excursiones a lo largo de la sierra. En ellos, aunque no se describieron especies nuevas, quedó plasmada la presencia de un muy elevado número de especies, muchas de las cuales eran desconocidas hasta entonces en la península Ibérica o presentaban gran singularidad en su área de distribución.

Fauna

Rutas por la Sierra de Albarracín