Un pueblecito precioso, rodeado por el río Cabriel, y en donde encontramos uno de los parajes naturales de más belleza de la provincia de Teruel: la Cascada del Molino de San Pedro.