Descripción del itinerario

RUBIALES-TORMÓN

Ruta corta que se sitúa en el sector sureste de la Comarca de la Sierra de Albarracín y que incluye la bonita ruta de los Estrechos del Ebrón, entre Tormón y El Cuervo, pertenecientes ya a la Comarca de Teruel, pero que mostramos en nuestros itinerarios al ser una zona de continuidad paisajística de la Sierra de Albarracín y que en lo relacionado con temas naturales y ambientales, se trata de una zona de comunicación-penetración, mediante su curso fluvial, de interesantes especies típicamente mediterraneas, tanto a nivel faunístico como florístico.

En la ruta también se incluye la parte sur del Paisaje Protegido de Pinares de Rodeno, con varias alternativas para realizar senderos a pié o en bicicleta de montaña entre las formaciones típicas de Rodenos (areniscas triásicas) y el macizo cuarcítico del Collado de la Plata.

Partiendo desde la localidad de Rubiales se encuentra la Balsa del Pinar, pequeña laguna pero muy importante en periodos de inundación, como zona de descanso, reposo y alimentación, para muchas especies de aves migratorias ligadas a humedales. Con algo más de extensión, a unos 4 Km por la carretera que comunica Rubiales con Tormón, encontraremos la Laguna de Bezas. Su acceso se realiza por camino.

Regresando a la carretera nos meteremos de lleno en los Pinares de Rodeno, dónde las formaciones de roca combinadas con un espectacular bosque de pinar y robledal nos acompañará hasta la localidad de Tormón. No podemos perdernos los interesantes barrancos del entorno de la Masada de Ligros (acceso por caminos), dónde su patrimonio cultural (con el arte rupestre de Pajarejo-Olivanas, el campamento maqui y el patrimonio arquitectónico relacionado con la actividad resinera) roba algo de protagonismo al Paisaje.

Regresando a la carretera desde la Masada de Ligros llegaremos hasta la localidad de Tormón, dónde nos abandonarán las formaciones de rodeno en su parte sur y aparecerá un paisaje totalmente distinto dominado por la calizas y el curso fluvial, desde dónde parte un sendero señalizado por los Estrechos del Río Ebrón hasta la localidad de El Cuervo.

Se trata de una ruta larga lineal, por lo que se aconseja, si se dispone de dos vehículos, dejar uno en una de las dos localidades para recoger al resto al final de la ruta. Sector ideal para los amantes del senderismo con var ias alternat ivas debidamente señalizadas.

Itinerarios y puntos de interés

https://drive.google.com/open?id=1mB2bK2IB8pvW0zLyx_b2F4lkvks&usp=sharing

Senderos

Sendero SL-TE 23

Sendero corto pero de gran interés paisajístico y cultural. Este sendero circular señalizado en el Paisaje Protegido de Pinares de Rodeno, conducirá al visitante a un antiguo campamento- escondite Maqui, un pedacito de historia de la Sierra. Desde el barranco de Ligros se accede a las pinturas rupestres del Parejo.

S6 Casa Forestal de Ligros – Campamento de los Maquis

Sendero SL-TE 24

Para iniciar este sendero tendremos que desplazarnos con el vehículo por camino desde la Masia de Ligros. El sendero de Las Olivanas es circular y pertenece la la red de senderos del Paisaje Protegido. Da comienzo en la Fuente de Pajarejo, hasta el abrigo de las Pinturas rupestres de Las Olivanas, un sendero sencillo para disfrutar del paisaje.

S7 Las Olivanas

Sendero SL-TE 25

Sendero Circular del Paisaje Protegido de Pinares de Rodeno que da comienzo en el collado de las Tabernillas, este sendero transcurre por el entorno de la Laguna de Bezas y su mirador desde el cual también se observa la fosa del Jiloca. A lo largo del recorrido observaremos los extensos Pinares de Pino Rodeno o resinero que se asientan sobre cuarcitas.

S8 Las Tabernillas – Laguna de Bezas

Sendero SL-TE 1

Fuera de los límites de la comarca de la Sierra de Albarracín encontraremos este precioso sendero lineal. El trazado de la ruta comienza en El Cuervo, discurre en casi su totalidad por los márgenes del río Ebrón. En algunos tramos discurre por pasarelas y alguna zona de cuerdas. El recorrido no es aconsejable para niños de corta edad debido a su longitud y tampoco para bicicleta. El paisaje que se puede ver en la ruta es un barranco fluvial donde además podemos observar la acción del hombre, la ruta nos ofrece dos orografías del terreno bien diferenciadas, una de ellas junto a la ribera del río y la otra más agreste y escarpada según ascendemos hacia Tormón.
http://www.turismocomarcateruel.com/contenidos/es/0/1/1/0/10/610/ruta-de-los-estrechos-del-rio-ebron-el-cuervo-tormon.html

Sendero PR-TE 5

Sendero lineal entre las localidades de Tormón y Jabaloyas. Tiene continuidad hasta la localidad de Albarracín hacia el norte.
http://senderosturisticos.turismodearagon.com/ruta/ficha/2074

Sendero GR 10.1

Por la zona sur de la Sierra de Albarracín transcurre el sendero líneal variante del GR 10. En este sector hay 3 etapas que comunican Rubiales con Jabaloyas, Jabaloyas con Toril y Toril con El Vallecillo. Desde la localidad de Rubiales tiene también su inicio el GR.10 que nos conducirá hasta la Laguna de Bezas.

Etapa 1

Primera y larga etapa senderista de la variante GR 10.1 que se inicia en Rubiales, junto al cementerio, y toma dirección oeste hacia la Balsa Nueva y los corrales de las Covatillas. Enlaza durante algunos metros con la carretera a Tormón, a la altura de la Casa de los Alemanes. En el Collado de las Tabernillas prosigue por la pista forestal a la Masía Ligros, un paisaje de rodeno espectacular. Más adelante, desciende cortando una pista y enlaza con el sendero PR-TE 5 procedente de Valdecuenca. Asciende hasta el Sabinar Llano y Cerro Teruel, desde donde ya se observa la silueta de Jabaloyas.
http://senderosturisticos.turismodearagon.com/ruta/ficha/1968

https://drive.google.com/open?id=1_6btbkb5Rt4vuiDezU_CJgLBhtI&usp=sharing

Entorno natural de la ruta

Geomorfología y Paisaje
En la primera parte del recorrido observaremos una de las unidades morfológicas de la comarca de la Sierra de Albarracín más original, está constituida por el denominado “rodeno”. Se trata de los relieves generados sobre un conjunto de rocas, datadas ya a comienzo de la era Secundaria, las areniscas, conglomerados y arcillas de tonos rojizos de la facies Buntsandstein, correspondiente al Triásico inferior.

Esta formación bordea los macizos paleozoicos, en este caso el Collado de la Plata, y tiene su máxima expresión en en entorno del Barranco de Ligros y la parte norte de la localidad de Tormón.
Los procesos de meteorización física y química de las areniscas, bajo condiciones climáticas más cálidas que las actuales, han actuado a partir de las discontinuidades geológicas, fracturas y planos de estratificación, y de las capas más vulnerables, produciendo la desagregación granular o arenización de la roca. La evacuación posterior, por los medios de transporte, de estas formaciones de alteración da lugar a la aparición de espectaculares relieves ruiniformes, con grandes “tormos” redondeados y bolas de areniscas superpuestas, separadas por pasillos o callejones vaciados de material. El modelado de detalle se caracteriza por pequeñas cavidades, tafonis, alvéolos y nidos de abeja, en paredes más o menos verticales y gnammas o cubetas de forma circular o elíptica, muchas veces llenas de agua, sobre superficies horizontales.

La alteración diferencial de los estratos rocosos permite la génesis de abundantes abrigos resguardados por una especie de viseras, que fueron aprovechados por nuestros antepasados para plasmar las manifestaciones de arte rupestre levantino existentes en la zona, acogidas dentro del Parque Cultural de Albarracín. Estas pinturas cuentan con problemas de conservación en la actualidad, precisamente por la actuación de determinados procesos geomorfológicos, controlados por ciclos de humectación-disolución/secadoprecipitación mineral, que conducen a la formación de costras, pátinas y, finalmente, desplacaciones sobre los paneles, además de alveolización.

El entorno del municipio de Tormón destaca como ser zona de frontera de diferentes unidades morfológicas. Al norte se extiende las formaciones de rodeno mencionadas anteriormente, mientras que al sur destacan las formaciones calizas trabajadas por el curso fluvial del río Ebrón. La zona de Alobras- Tormón está limitada por la falla que flanquea al Oeste las elevaciones de la sierra de Jabalón. Presenta unas estructuras de plegamiento y una importante tectónica de fallas. Entre ambos municipios se observan resaltes morfológicos de tipo mesas formados por un conjunto de calizas tableadas, con alternancia de niveles arcillosos y areniscas del Jurásico-Cretácico, que contienen abundantes restos de organismos constructores, ostreidos, gasterópodos, bivalvos, lamelibranquios, etc.

En Tormón también existieron minas de hierro y cobre con pequeñas cantidades de cinabrio, mena del mercurio, que a finales del siglo XVII hicieron albergar grandes esperanzas económicas.

La diferencia de sustratos se va a traducir en un cambio constante de la cobertura vegetal, pasando desde las extensas masa de pino rodeno o resinero a unas formaciones de bosques mixtos de pinar de pino laricio, sabina, roble quejigo y presencia de la flora más mediterránea de la sierra con el romero y la encina como especies dominantes.

Vegetación

En la zona de areniscas, el manto verde del pino rodeno. logra penetrar con sus profundas raíces entre los grandes bloques de roca, cubriendo gran parte de la superficie del espacio natural. Junto a él aparece la encina, el quejigo o el marojo dependiendo de las condiciones de humedad y de orientación de las laderas sobre las que se asientan. En el sotobosque, gayuba y brecina son las más habituales.

Al pino rodeno le acompañan especies características como el enebro común y el de la miera, la jara, el brezo y el cantueso. También abundan las aromáticas, como tomillos y ajedreas. En barrancos y zonas húmedas aparecen álamos, sauces, avellanos, espino albar, guillomos o acebos.

En las zonas calizas, se encuentra el pino negral, encina, la sabina albar y quejigo y un sotobosque de romero, aliaga, espino negro y aladierno.

En la ruta del Ebrón, la presencia de árboles frutales va dando paso a la vegetación rupícola en los primeros tramos y conforme se va abriendo el curso fluvial, la vegetación de ribera se impone en el paisaje.

Este lugar cuenta con una riqueza micológica elevada, que se debe a la variedad de ambientes que existen, ya que, estos cuentan con distintas comunidades micológicas asociadas, entre las que se desarrollan especies tanto mediterráneas como eurosiberianas. Estas especies no son perpetuas a lo largo del año, y la existencia de alguna de ellas depende de las condiciones climatológicas anuales. Alguno de los hongos que se pueden encontrar son Amanita pantherina, Amanita phalloides, Lactarius sanguifluus, Russula torulosa, Hygrophorus latitabundus, Lepista nuda,

Agaricus macrosporus, Agaricus campestris, distintas especies del género Boletus, así como de los géneros Tricholoma, o, Suillus, entre otros

Fauna

En la primera parte del recorrido encontraremos dos de los humedales más interesantes de toda la comarca, la balsa del Pinar en Rubiales y La Laguna de Bezas. Ambos son de vital importancia para las comunidades de anfibios e invertebrados acuáticos. Cabe destacar la elevada cantidad de libélulas y caballitos del diablo que podemos observar si nos damos un paseo por ellas de Mayo a Octubre.

También son lugar de reposo, descanso y alimentación para numerosas aves acuáticas que encuentran estos dos ecosistemas acuáticos en sus viajes migratorios primaveral y otoñal. Dependiendo de la inundación pueden llegar a nidificar fochas, zampullines y ánade real. En los pasos migratorios, cualquier especie de anátidas, limícolas, rapaces, cigüeñas, cormoranes,….Como en el resto de la Sierra de Albarracín las mariposa son uno de los representantes invertebrados más vistosos y más estudiados.

Ya metidos en el bosque de los Pinares de Rodeno, los ecosistemas de mayor interés por su diversidad lepidopterológica son los marojales y los rebollares, no tanto por la vinculación de dichos insectos a estas quercíneas sino por su dependencia de la flora herbácea y arbustiva que se asocia al sotobosque de estos robledales marcescentes. Especies representativas de estos ambientes son Antocharis cardamine, Coranarta restricta, Melanargia lachesis, Plevicula nivescens o Antocharis belia.

Los carrascales y los sabinares albares que se extienden por el sector suroriental de la sierra presentan unas comunidades de mariposas interesantes que se caracterizan por sus tonos pardos y ocres. Los paisajes abiertos del sabinar albergan especies escasas y de distribución localizada como Menophora harteti, Albarracina warionis, Chazra prieuri, Cucullia cemenelensis, Pachypasa limosa, Afriberina tenietaria, Tephronia codetaria, Hyponephele lupina o los endemismos Nola tutulella y Coscinia romeii. Ya metidos en los Barrancos del Ebrón, la fauna asociada a los ambientes riparios y de ribera será la más destacada. Cabra montés, Roquero solitario, Lirón careto, Víbora hocicuda, Águila real, Paloma bravía, Alimoche… por los roquedos y Nutria, Trucha común, Mirlo acuático, Lavandera cascadeña, entre otras por el río.

Municipios de la ruta

Rubiales

De su término municipal hay que destacar las lagunas, la mayor de las cuales es la del Pinar, situada en un claro del bosque, que suele tener agua de forma permanente, aunque hay otras en el interior de la zona arbolada. Extensos bosques de repoblación se extienden por toda esta zona relativamente llana que comienza a ascender hacia el oeste al meternos de lleno en el macizo paleozoico del Collado de la Plata, donde aún es posible encontrar la entrada de algunas de las viejas minas de hierro y restos de cuarcitas con trazas de azurita y malaquita, de las que se extraía cobre. Aquí se localizan importantes masas de sabina albar, con una importante presencia de enebros.

En la parte alta del pueblo se alza la iglesia de la Asunción. La actual construcción se levantó en el siglo XVIII, con tres naves, cubierta la central con bóveda de medio cañón con lunetos, mientras las laterales combinan la bóveda de arista y la de crucería, quizás reaprovechadas de la iglesia anterior del siglo XVI. La torre, a los pies, se compone de un macizo cuerpo cuadrado rematado por otro octogonal abierto con una serie de vanos alargados, uno por cada cara. Posee un retablo de estuco del siglo XVIII. El lavadero se decora con elementos de prosapia clásica, con friso de triglifos y metopas, y está rematado por un frontón.

Tormón

El origen de Tormón, se remonta, con toda posibilidad al siglo XI, cuando su castillo, formaba parte de una línea defensiva de fortificaciones musulmanas a lo largo de los reinos de TAIFAS, de ALBARRACÍN y ALPUENTE. A pesar de ello, su primera mención documental, se remonta al año 1.180. Conformó durante siglos un Señorío independiente que quedá bajo la tutela de diferentes instituciones y títulos de nobleza: Siglo XIII, Orden de Santiago y siglo XVII, Conde de las Fuentes. En 1.834, Tormón formó Ayuntamiento autónomo. En aquella época, contó con una mina de hierro, llamada San Jorge y una fundición que abastecía a las herrerías de la Sierra.

Situado en el extremo meridional de la Sierra de Albarracín, el casco urbano de Tormón destaca especialmente por su imagen exterior, rodeado por un paisaje de agreste belleza, bien visible desde una de las carreteras interiores que conducen a Albarracín, o desde el promontorio de la ermita de San Cristóbal. Su núcleo principal, se encuentra al entorno de la Plaza.

Se tienen noticias de que hubo iglesia en Tormón, al menos desde el siglo XIV, pero fué en 1.641, al adquirir rango de parróquia independiente, cuando debié ser construído el edificio actual, dedicado a la Natividad de Nuestra Señora. Con muros a base de mampostería y una clásica estructura interior de tres naves y cabecera recta, su elemento mas identificativo, es la torre situada junto a la entrada del templo. Se compone de tres cuerpos: los dos primeros, de planta cuadrada y el última octogonal, con terminación en tejadillo de teja árabe y, sobre el que se sitúa una artística veleta de hierro forjado.

A pocos pasos del pueblo, se encuentra la Ermita de San Cristóbal. Parece ser que su edificación es del siglo XVI, aunque a juzgar por us características arquitectónicas, la actual, no debió de construirse hasta el siglo XVIII. A pesar de su construcción modesta, con cubierta de madera y tejas, posee algún detalle de interés, como su entrada en Arco de Medio Punto.

En el casco urbano de Tormón y su entorno, encontramos diversos lugares de interés histórico. En primer lugar, destacamos la enorme roca que domina toda la localidad, sobre la que, en su día, se levantaba una Torre de defensa. Hoy, en su parte alta, se pueden ver los restos de esa torre. En segundo lugar, se tiene que mencionar el patrimonio etnográfico, que, antaño, permitían el abastecimiento para los vecinos de los elementos de primera necesidad. La Tejería y el Lavadero, (restaurados), los DOS MOLINOS (ambos prácticamente desaparecidos) y la Iglesia de Nuestra Señora de la Natividad . Desde la Ermita de San Cristóbal, se puede observar una hermosa vista de la localidad y una parte del curso del Río Ebrón.