Rodeado de inmensos bosques de sabina (el sabinar más grande de Europa) se encuentra Saldón. Destacamos su iglesia, del siglo XVI.