Rodeado de sabinas, Valdecuenca destaca por su poblado ibérico y por su arquitectura popular.