Rubiales posee un encanto especial. La Iglesia de la Asunción domina la postal y es verde todo lo que rodea a este municipio: abundantes bosques de pinos, rebollos, sabinas; aunque su joya natural es la balsa del pinar, interesante laguna endorreica que sirve de zona de paso a multitud de aves migratorias o zona de recreo al viajero que hasta allí se acerca.