Frías permanece al pie de su valle, latente, vigilante y serena. Guardiana de sus yacimientos de la edad del bronce y de su espectacular sima, una impactante dolina de casi 100 metros de diámetro de boca. La rodean pinares imponentes y lugares de recreo natural como la Fuente del Berro y la Fuente del Buey.