A la orilla del río Guadalaviar, Torres de Albarracín es un pueblo tranquilo y acogedor, que destaca por sus rutas senderistas, ecuestres y de BTT.