Albarracín, el pueblo más bonito de España. Ciudad eterna, que sorprende por el encanto de cada uno de sus rincones. Balcones y detalles de forja, calles de piedra, callejones estrechos con casas de arquitectura caprichosa, monumentos históricos y el característico color de sus casas hacen de Albarracín un lugar de obligada visita.